Sábado, 18 de noviembre de 2017
tercera edad

El Estado con la Tercera Edad

Un Estado verdaderamente social y de Derecho, como reza el artículo 1 de la Constitución monárquica de 1978, debe de otorgar servicios a sus ciudadanos sin que deban pagar por ellos: me refiero a la Educación, la Sanidad y la asistencia social a la Tercera Edad, en la cuál me centraré en este artículo: actualmente el Gobierno reaccionario de Mariano Rajoy mantiene a nuestros ancianos en una situación precaria, no garantizando las pensiones que legítimamente les corresponden conforme a su etapa laboral “robando” millones del Fondo de Pensiones para otros menesteres y, por otro lado, se les da un trato sanitario deplorable, debiendo de pagar sus medicamentos a pesar de su condición de pensionistas, además de que aquéllos que permanecen en sus casas por no poderse mover debido a alguna incapacidad física, no reciben, de manera suficiente, la visita del médico respectivo

El Gobierno, a través del Ministerio de Sanidad, es el encargado, por imperativo legal, de que la Tercera Edad reciba la debida atención tanto en Centros de Salud, como en Centros de Especialidades y en Hospitales para tratar sus enfermedades causadas por su edad o que les surjan de manera independiente a ésta y que nuestros ancianos reciban sus pensiones conforme al trabajo realizado a lo largo de su vida, además de no tener que pagar sus propias medicinas mientras que los que no se valgan por sí mismos y, debido a eso, necesiten asistencia sanitaria a domicilio, no vean recortados sus derechos legítimos para que “otros” se enriquezcan a su costa. Toda esta situación agravada además por la injustificable estafa llevada a cabo por las empresas eléctricas, que suponen un verdadero problema para los ancianos que viven solos al no poder pagar el recibo de la luz y tener que usar otros medios de iluminación y calefacción, poniendo en relieve que, por ejemplo, recientemente dos ancianas a las que habían cortado la luz por no pagar la inenarrable factura de la luz fallecieron en incendios al manipular una vela

Por ello, los/as comunistas, en ejercicio de nuestra defensa de los derechos legítimos del pueblo, debemos de reivindicar lo expresado en el párrafo anterior mediante la lucha política y social en la calle, organizándonos y movilizándonos contra las políticas antipopulares llevadas a cabo por el Gobierno del Partido Popular, aunando nuestro esfuerzo con otras fuerzas progresistas y anticapitalistas, cohesionando al tejido social obrero para expandir la lucha al resto de la sociedad

Colabora con La Dialéctika

Acerca de Ismael Sánchez

mm
Militante comunista

También puedes ver

manifestación feminista

El feminismo, la explotación de la mujer y la igualdad de derechos

Yo creo que el feminismo es un pilar fundamental dentro de una sociedad democrática y …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *