Viernes, 16 de noviembre de 2018
velaluz sol

Hacia un sindicalismo feminista

El pasado domingo tenía pensado ir a la Puerta del Sol donde se celebraba una concentración para apoyar a las mujeres de la Asociación Velaluz que están haciendo huelga de hambre (siguen todavía acampadas) para protestar por la violencia de género y reclamar un pacto de estado de forma urgente. También, los sindicatos CCOO y UGT habían convocado una manifestación contra la precariedad.

No sabía a cuál de las dos acudir pero finalmente caí con gripe y tuve que quedarme en casa con fiebre. Gracias a las nuevas tecnologías pude ver el acto de las mujeres (también había hombres) en Sol a través de un video en directo de una compañera que lo retransmitía por Facebook Live. Estaba emocionada, tanta gente en la concentración y la fabulosa Pamela Palenciano haciendo su monólogo ahí mismo en la calle (qué generosidad la suya). Cuanta sororidad había en esa plaza. Pero pasó algo, llegó a sol la manifestación de CCOO y UGT para dar el discurso final en el escenario que había en otro lado de la plaza. Los equipos de sonido de esta manifestación eran mucho mejores que el micrófono que tenía Pamela para su monólogo, así que tuvo que parar. Es ahí cuando empezó el conflicto, los sindicalistas callaron a las mujeres que protestaban porque nos están matando. Pero esos sindicalistas querían decir a todo el mundo que la precariedad se está instalando en nuestras vidas para no irse nunca, porque así lo ha querido un gobierno de derechas a través de sus decisiones políticas.

¿Qué hacer ante eso? Yo no puedo elegir. Soy obrera, sindicalista y feminista y además nos están matando. Ese enfrentamiento no debía haber ocurrido. No debemos enfrentarnos, todos estamos siendo explotados y explotadas por el capital que se frota las manos cuando nos divide de esta manera. También cuando utiliza a los obreros para perpetuar al patriarcado. No seáis cómplices de su explotación, sed feministas y ahora que se acerca el 8 de marzo volverán los datos de la brecha salarial, feminización de la pobreza que nos harán estremecer de nuevo. Pensemos todos desde los sindicatos sobre ello.

Y las organizaciones feministas tienen que entender que el feminismo solo tiene sentido si es anticapitalista. El keynesianismo creo el estado del bienestar porque era necesario apaciguar a la clase obrera en un momento determinado, pero lo hizo a costa de una división sexual del trabajo. Es el capitalismo el que se retroalimenta con el patriarcado y es contra el que tenemos que luchar. ¿Acaso la crisis no ha dejado ver las verdaderas intenciones de ambos? Como dice Amaia Pérez Orozco, el conflicto ya no es el de capital-trabajo, el conflicto es de capital-vida. Tenemos que ampliar nuestra forma de estar en el conflicto y no hacerlo bajo la lógica del trabajo asalariado que es la que el capital nos ha impuesto. Tenemos que tejer alianzas con los sectores precarizados de la vida aunque no estén en esa lógica de trabajo asalariado.

Cierto es que en el mitin de los sindicatos se hizo un llamamiento contra la violencia de género y hoy han sacado un comunicado de apoyo a las compañeras que hacen huelga de hambre. Pero hace falta más. Las protestas de las mujeres contra los sindicalistas el domingo dolieron.

Si todas y todos entendemos lo que está pasando, el ataque del capitalismo a la vida misma, será entonces cuando una manifestación de sindicalistas en la puerta del sol se una a una concentración de mujeres contra la violencia de género y todas y todos juntos se manifiesten contra el sistema entero: patriarcado y capitalismo.

Porque nos están matando y porque queremos vivir una vida que merezca ser vivida

 

Paloma Rodríguez Blas

Sindicalista de CCOO en el sector financiero

Colabora con La Dialéctika

Acerca de La Dialéctika

mm
Expresión vallekana con clase y de clase

También puedes ver

5ba26b89326e1.r_1537389840270.0-264-3000-1809

Así intoxica la ultraderecha en YouTube con su ideología… y además gana dinero

Un informe muestra cómo muchos ‘influencers’ de ideología ultraconservadora de EEUU se sienten más que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *