Sábado, 18 de noviembre de 2017
392

¿Quién o qué es la periodista Salud Hernández-Mora?

Nota Documental del Equipo Nizkor:

Según el ex director de Inteligencia del DAS, Fernando Alonso Tabares Molina, en sus declaraciones ante la Fiscalía Delegada de la Corte Suprema el día 13 de julio de 2010, dice textualmente: “la doctora Maria del Pilar Hurtado nos cita a mí y al capitán Jorge Lagos a su despacho, y cuando yo llegué la encontré acompañada de la periodista Salud Hernández-Mora, me la presentó y estuvimos hablando de cosas intrascendentes hasta la llegada del capitán Jorge Lagos, una vez éste llegó, nos indicó que por instrucciones también de la Casa de Nariño había que entregarle cierta información a la citada periodista con relación a lo que nosotros denominamos el caso PASEO y en consideración de que quién tenia, por asi decirlo, toda la información en relación con eso era el capitán Jorge Lagos, terminada la charla en el despacho de la señora Directora, yo salí del mismo y JORGE LAGOS quedó, por asi decirio, a cargo de la citada periodista, quien posteriormente el 15 de junio de 2008 publica una columna en El Tiempo que tituló ‘”La paja en el ojo ajeno”, en la que comentaba algunos temas relacionados con algunos magistrados de La Corte”.

En otra declaración en sede judicial el coordinador del Grupo Observación de Nacional e Internacional (GONI) del DAS, Germán Albeiro Ospina, quien también se acogió al principio de oportunidad, aseguró que la periodista Salud Hernández Mora era una de las que se prestaban para las campañas de contrainteligencia en contra de los “blancos” del DAS.

Salud Hernández-Mora es corresponsal del diario español “El Mundo” de Madrid; dirigió la delegación colombiana de la conocida empresa de tratamiento de imagen, Burson Marsteller. Preparó y escribió el prólogo de libro hagiográfico sobre Carlos Castaño “Mi Confesión” y ha escrito un libro promocional sobre Lucho Garzón titulado “Un polo a tierra”.

Acusó en 2005 al entonces Magistrado Jaime Araujo Rentería , hecho que fue denunciado por este y, con la información actual, no cabe duda que este ataque fue parte de las operaciones de contrainteligencia en contra magistrados.

En España integró el gabinete de imagen del Banquero Mario Conde, antes de que este fuera condenado por estafa. Fue asesora en las elecciones gallegas para el Partido Popular y también fue asesora de imagen en la primera campaña del ex presidente del Gobierno Español José María Aznar.

Editor del Equipo Nizkor, 26 de julio de 2010
Texto íntegro del artículo:

La paja en el ojo ajeno

Los magistrados faltaron a la verdad. Así de claro y así de triste. Los que fueron consultados por distintos medios para que explicaran quién pagó los gastos del homenaje al entonces presidente de la Corte Suprema, Yesid Ramírez, celebrado en Neiva entre el 9 y el 11 de junio del 2006, no fueron sinceros. Los canceló uno de sus varios mecenas, el empresario Ascencio Reyes, aunque ellos dijeran otra cosa.

Unos jueces afirmaron que el dinero fue recogido en una colecta, excusa que desmentían los que decían que ni idea de quién había sido el paganini o que fueron autoridades del Huila, mientras otros alegaban que la pregunta sobra. Pues yo creo que es muy pertinente y que aún esperamos respuesta veraz.

Reyes pagó con un cheque de gerencia de su agencia de viajes los 21’800.000 que costaron los vuelos chárter Bogotá-Neiva. Y de los 11 millones de la factura del Hotel Pacandé donde se alojaron, 9 los canceló el propio Reyes en efectivo y 2 con su tarjeta de crédito.

Cierto que algunos magistrados se hicieron cargo de parte de sus consumos hoteleros, para qué: Carlos Isaac Náder, por ejemplo, abonó 6.264 pesos. Como también es verdad que a ninguno le dio pena que en la factura del hotel figuraran 4’673.060 pesos del bar y 4’692.084 del minibar que se tomaron a costa de Reyes nuestros sedientos miembros de las honorables cortes.

Tampoco encuentro razonable que Yesid Ramírez aceptara el reloj marca Locman que le regaló Giorgio Sale, el socio de Mancuso. Fue en febrero del 2006, en la finca de Eduardo Vargas, que nada tiene que ver en el tema. En la parranda también estaba Carlos Isaac Náder.

¿Nunca se preguntaron a qué se debía la queridura de Reyes y de Sale, que invitaba a sus restaurantes a magistrados con frecuencia? ¿O tan importantes son los jueces de las altas cortes que piensan que lo normal es que los agasajen y les hagan ofrendas?

Ellos mejor que nadie saben que el manoseo y las amistades peligrosas pueden constituir una irregularidad disciplinaria que conlleva sanción cuando se trata de funcionarios públicos. “Solicitar directa o indirectamente dádivas, agasajos, favores o cualquier otra clase de beneficios” está castigado. Y alguien tuvo que insinuar a Reyes que pagara. Como así mismo tienen la obligación de conocer la oscura personalidad de quienes los tientan y no hacerse los locos cuando les conviene, en especial cuando se trata de gente cuestionada. Todos debían imaginar que detrás de tanta generosidad había intereses inconfesables. Y si esto no les convence ni hay cómo probar su falta, al menos por ética y dignidad no deberían dejarse invitar y regalar a manos llenas.

Por si les interesa, su amigo Ascencio Reyes cuenta con un patrimonio excesivo -1.450 millones- para tener sólo su agencia de viajes. Y además de ser socio del presunto narco, extraditado a Estados Unidos en enero, José María Ortiz, aunque alega que no conocía esa faceta delictiva, posee otras propiedades con Consuelo Collazos, que en sólo seis años pasó de un capital de un millón y medio a otro de 4.173 millones. La mujer es socia, a su vez, de un hombre al que la Fiscalía le extinguió buena parte de sus bienes este año.

Demasiadas extrañezas que tendrían que alertar a los jueces. Pero en lugar de dar explicaciones veraces, salen con ridiculeces como que las revelaciones forman parte de un complot para embadurnar con infamias a la Corte Suprema a fin de favorecer a los ‘parapolíticos’. Que yo sepa, no son intocables ni infalibles (como lo demuestra el caso abierto contra Nancy Patricia Gutiérrez, que no tiene nexos con los ‘paras’), y si bien desde esta y otras muchas columnas se les ha dado sobradas muestras de apoyo a su labor, nada les exime de responsabilidad en los actos reprobables que cometan. Si juzgan la paja en el ojo ajeno, que al menos respondan por la viga en el propio.

[Fuente: Por Salud Hernández Mora, Columnista de El Tiempo, Bogotá, 15jun08]
Colabora con La Dialéctika

Acerca de Antonio Segura

mm
Abogado del ICAM, miembro de la Asociación Libre de Abogados, de la Asociación de Abogados Demócratas Europeas, Asociación Internacional de Abogados Demócratas y De derechos Humanos.

También puedes ver

Antonio Segura

Memorando sobre la cuestión de la nulidad de la Ley de Amnistía

El problema de la Ley de Amnistía de 1977 es básicamente que se instrumentó desde …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *