Domingo, 19 de noviembre de 2017
manifestación feminista

El feminismo, la explotación de la mujer y la igualdad de derechos

Yo creo que el feminismo es un pilar fundamental dentro de una sociedad democrática y desarrollada, además de que la igualdad es uno de los principios emanados de la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948: como marxista que soy, defiendo la equiparación del hombre y la mujer en cuanto a derechos y obligaciones, así como en el ámbito laboral y salarial. Por otro lado, debemos de llevar a cabo acciones que ralenticen el fenómeno de la prostitución, ya que es una forma de vida en la que la mujer se ve humillada y explotada de manera integral para poder sobrevivir en el caso de la prostitución voluntaria o, como ocurre en el 99% de los casos, las mujeres se ven forzadas a “vender” su cuerpo obligadas por mafias internacionales para pagar una “deuda” contraída con dichos grupos criminales mediante engaños y metiéndolas el miedo en el cuerpo y cuyo pago alcanza más de 40.000 euros y conlleva el ejercicio de la prostitución durante décadas

La mujer no es un mero objeto para satisfacer al hombre ni someterlo a esclavitud, sino que es un ser humano como otro cualquiera que no debe ser objeto de violencia física, psicológica ni opresión de ningún tipo, además de que se merece su propia libertad dentro de nuestro contexto social, esto es, tener su propio trabajo, tener un salario similar al del hombre, tener disponibilidad de sus propios bienes y dinero y, por último, tener su propia vida social, además de compartir las tareas domésticas con el género masculino: el machismo es, precisamente, uno de los sostenes de la explotación sexual femenina, ya que, como ya hemos mencionado, la conducta machista defiende la postura de que la mujer es un simple “objeto”, con lo que considera que la mujer debe de abrirse de piernas y complacer sexualmente al hombre aunque sea por dinero, rechazando que tenga derechos como el resto de nuestra sociedad

Debemos de avanzar hacia una sociedad en la que queden abolidas, además de las diferencias de clase, las diferencias por cuestión de sexo, construyendo un nuevo país en el que quede superado el patriarcado, esto es, que las mujeres no estén sometidas a las decisiones del padre, del hermano, del novio o del marido, pudiendo desarrollar libremente su personalidad sin ningún tipo de discriminación: además, debemos de apostar por las campañas que inculquen el fin de las agresiones sexuales en las fiestas y verbenas populares y, en todo caso, el fin de las violaciones en cualquier caso. Yo me declaro, al mismo tiempo que marxista, feminista, y, por lo tanto, defensor de los derechos de las mujeres, condenando totalmente el maltrato, tanto físico como psicológico, contra la mujer y favorable al 100% del castigo de los responsables, llevando a cabo medidas para mantenerlos “excluídos” de la sociedad

Colabora con La Dialéctika

Acerca de Ismael Sánchez

mm
Militante comunista

También puedes ver

Garzon-XX-Congreso-PCE

Manifiesto a favor del XX Congreso del PCE y de la Tercera República

El XX Congreso, especialmente su segunda fase, es un hecho histórico en el desarrollo de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *